Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Por Victoria Korn

Venezuela intercepta dos buques de la Exxon y acusa a Guyana de violar su soberanía: Granger destituido

Venezuela | 26 de diciembre de 2018

imprimir

Por Victoria Korn

El Gobierno de Venezuela exigió al de la República Cooperativa de Guyana el respeto a su soberanía tras incursión de dos buques contratados por la transnacional ExxonMobil en sus aguas jurisdiccionales, este sábado 22 de diciembre, mientras el Congreso guyanés destituía al presidente David Granger y convocaba a nuevas elecciones.

Aunque la cuestión del reclamo territorial venezolano sobre la región del Esequibo tiene más de un siglo, hay un elemento que renueva las tensiones con Guyana: la explotación de recursos en ese territorio por parte de la petrolera estadounidense Exxon Mobil.

Guyana había acusado a la armada venezolana de"interceptar" el sábado un barco que exploraba petróleo, contratado por la trasnacional Exxon Mobil en la plataforma continental guyanesa (en litigio).

El canciller venezolano Jorge Arreaza, a través de cuenta en Twitter, señaló que "ante la flagrante violación de nuestra soberanía por parte de buques de exploración petrolera contratados por Guyana, la Armada Bolivariana procedió a aplicar los protocolos correspondientes con estricto rigor y apego a los acuerdos y tratados internacionales", escribió el canciller.

Arreaza señaló que Venezuela ha trasladado la correspondiente nota de protesta al gobierno de Guyana “ante esta inaceptable violación a la soberanía nacional" e instó al gobierno de Georgetown a restablecer el diálogo directo con las autoridades venezolanas, sobre la flagrante violación a la soberanía.

Adiós a Granger

Con la medida aprobada en el parlamento guyanés por el opositor Partido Progresista del Pueblo (PPP), se producirán elecciones en 90 días. La moción de censura contra Granger se tomó en la madrugada del sábado 22 de diciembre con 33 votos a favor y 32 en contra. El diputado de la gubernamental Coalición para la Unidad Nacional (APNU), Charrandass Persaud, a última hora se cambió de bando y apoyó la medida opositora.

Ese cambio inesperado rompió la mayoría mínima de la que gozaba Granger y lo forzó a convocar a elecciones en marzo que debía finalizar en 2020. Es la primera vez que el Parlamento de Guyana llama a un voto de censura contra el jefe de Gobierno.

La razón esgrimida por la oposición guyanesa para destituir a Granger, un militar retirado y político guyanés, presidente desde 2015, fue su arrogancia, el presunto desperdicio de recursos petroleros de la nación y su política entreguista. Granger se desempeñó durante un tiempo como comandante de la Fuerza de Defensa de Guyana y posteriormente como asesor de Seguridad Nacional de 1990 a 1992.

Es el petróleo…

Una serie de descubrimientos en alta mar en años recientes ha dado a Guyana el potencial de ser uno de los mayores productores de crudo de América Latina. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha criticado la decisión de Guyana de permitir la exploración petrolera en las aguas costeras de la región del Esequibo, una zona equivalente a cerca de dos tercios del territorio Esequibo, que Venezuela reclama.

La disputa se intensificó en medio de los anuncios de Exxon sobre el descubrimiento de yacimientos en la costa de Guyana y el apoyo del gobierno estadounidense a estas actividades, en clara provocación al gobierno de Caracas, de acuerdo a los analistas.

El Departamento de Estado de EEUU aseveró que la Armada venezolana "detuvo agresivamente" a los buques contratados por ExxonMobil y urgió a Venezuela a respetar la "ley internacional y la soberanía de sus vecinos". Uno de los portavoces de la diplomacia estadounidense, Robert Palladino, escribió en Twitter que están supervisando los hechos y subrayó que "Guyana tiene el derecho soberano de explorar y explotar recursos en sus aguas territoriales y zona económica exclusiva”.

Debido a la disputa, Exxon Mobil anunció que ha suspendido algunos de sus trabajos en el oeste del pozo de exploración del bloque Stabroek, de 26.800 kilómetros cuadrados, frente a Guyana.

El comunicado venezolano señala que la Armada Nacional Bolivariana, realizando su acostumbrado patrullaje por la fachada atlántica venezolana, a cargo del Patrullero Oceánico Kariña (PO-14), divisó la presencia inédita en sus aguas jurisdiccionales de dos buques de exploración sísmica, Ramfor de bandera de Bahamas y Delta Monarch de bandera Trinidad y Tobago, ambos contratados por la transnacional ExxonMobil.

Agrega que ambos buques se encontraban en la proyección marítima del Delta del Orinoco de indubitable soberanía de Venezuela: el Ramford Tethys se encontraba en las coordenadas Latitud 09° 17′ 4″N y Longitud 058°15′ 7″ W, y el Delta Monarch en las coordenadas Latitud 09° 15′ 0″ y Longitud 058° 17′ 3″W.

El buque Ramform Tethys, que pertenece a la empresa noruega Petroleum Geo-Services (PGS), realizaba inspección sísmica a nombre de Exxon, cuando detuvo el trabajo de exploración y se dirigió hacia el este después de que un barco venezolano se le acercó, dijo el portavoz de PGS, Bard Stenberg, en un comunicado. Exxon señaló que las operaciones estaban bajo licencia del gobierno guyanés y en la zona económica exclusiva de Guyana. Los trabajos se detuvieron "hasta que se pueda continuar de manera segura", agregó.

"Guyana rechaza este acto ilegal, agresivo y hostil", denunció el ministerio guyanés del Exterior en una declaración el sábado por la noche. Añadió que estaba en proceso de informar a los diversos gobiernos de los 70 miembros de la tripulación del Ramform, de bandera de Bahamas, sobre "la amenaza a su seguridad".

El comunicado oficial venezolano destaca que en el intercambio de comunicación con los capitanes de los buques de exploración, éstos arguyeron disponer de un permiso del gobierno de Guyana para operar en dicho espacio marítimo.

“Se procedió a informarles que dicho país no tiene jurisdicción en la proyección marítima del Delta del Orinoco, en razón de lo cual levantaron la faena y navegaron hacia aguas de la extensa zona en reclamación que proyecta la costa Esequiba”, añade el comunicado oficial venezolano.

Venezuela informó del hecho al Secretario General de las Naciones Unidas y trasladado la correspondiente nota de protesta al gobierno de Guyana “ante esta inaceptable violación a la soberanía nacional que, mucho más allá de la controversia territorial sobre la Guayana Esequiba, ha traspasado con esta inédita incursión todos los límites, al pretender disponer de espacios marítimos de la proyección del Delta Amacuro, de indudable soberanía venezolana”.

El Esequibo

El Esequibo fue controlado por el imperio español, el holandés y más tarde el británico, que en 1897 se comprometió con Venezuela, que reclamaba el territorio, a resolver la disputa en tribunales internacionales. En 1899, la zona fue adjudicada al Imperio británico por medio de un laudo arbitral en una corte en París: dos norteamericanos, dos ingleses y un ruso decidieron por despojar a Venezuela de 160.000 kilómetros cuadrados que le correspondían históricamente desde 1777.

Una famosa caricatura inglesa, titulada "paz y abundancia", muestra al ministro británico Lord Salisbury saliendo del laudo arbitral de París con las manos llenas: las líneas limítrofes dibujadas por Schomburgk, las minas, los bosques y las 60.000 millas cuadradas arrebatas a Venezuela en 1889.Gran Bretaña sacó a Venezuela de la negociación; pactó directamente con EEUU., que para la época ya afilaba su doctrina Monroe de "América para los (norte) americanos"; y contó con un juez afecto a los intereses de la corona inglesa.

El resultado de ese laudo amañado fue denunciado por Venezuela, pero recién en 1949 el abogado norteamericano Severo Mallet-Prevost, quien fungió como consejero del país latinoamericano en la negociación, reveló el fraude "producto de un reparto imperial sin basamento jurídico".

Según las crónicas de la época, reseñadas por la Fundación Rómulo Gallegos, los ingleses no querían entenderse directamente con Venezuela porque consideraban que sus representantes eran "indios bananeros con olor a trópico" y "hombres de color semibárbaros". Por eso decidieron hablar de tú-a-tú y en inglés con EEUU., que terminó "representando" los intereses del país suramericano.,

Pero en 1962, Venezuela presentó ante Naciones Unidas una demanda alegando que el laudo fue resuelto de manera fraudulenta, ya que supuestamente hubo complicidad entre los delegados británicos y el juez ruso que determinó el fallo. Mientras tanto, Guyana obtuvo su independencia en 1966.

Ese año, y tras la denuncia venezolana, se firmó el Acuerdo de Ginebra, según el cual la zona es controlada por Guyana aunque su soberanía es disputada por Venezuela. El acuerdo, que era de carácter transitorio, estableció un plazo de 4 años para solucionar el diferendo. Pero sus pautas siguen vigentes.

Entre 1982 y 1999, ambos países intentaron resolver el asunto a través del mecanismo de buenos oficios de la ONU —un sistema de arreglo pacífico de controversias, para mediar en la disputa territorial—, que nunca arrojó resultados concretos. Después, durante el gobierno de Hugo Chávez (1999-2013) el diferendo se archivó, en parte debido a las buenas relaciones entre el fallecido presidente venezolano y Georgetown.

El conflicto se avivó en 2015, cuando la petrolera Exxon Mobil anunció el descubrimiento de un importante yacimiento en el océano Atlántico, justo en la zona que entra en el histórico diferendo territorial. Las exploraciones fueron realizadas con el aval de Georgetown y eso provocó la protesta del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Tras un revuelo diplomático, finalmente se decidió resolver el conflicto a través de los mecanismos de buenos oficios de la ONU, pero, de nuevo, no se llegó a una solución. Sin embargo, la trasnacional ptrolra, con apoyo del gobierno estadounidense, siguió en la zona haciendo prospecciones, que Venezuela considera ilegales, y halló más yacimientos.

*Periodista venezolana asenezuela intercepta dos buques de la Exxon y acusa a Guyana de violar su soberanía: Granger destituido

Victoria Korn|

El Gobierno de Venezuela exigió al de la República Cooperativa de Guyana el respeto a su soberanía tras incursión de dos buques contratados por la transnacional ExxonMobil en sus aguas jurisdiccionales, este sábado 22 de diciembre, mientras el Congreso guyanés destituía al presidente David Granger y convocaba a nuevas elecciones.

Aunque la cuestión del reclamo territorial venezolano sobre la región del Esequibo tiene más de un siglo, hay un elemento que renueva las tensiones con Guyana: la explotación de recursos en ese territorio por parte de la petrolera estadounidense Exxon Mobil.

Guyana había acusado a la armada venezolana de"interceptar" el sábado un barco que exploraba petróleo, contratado por la trasnacional Exxon Mobil en la plataforma continental guyanesa (en litigio).

El canciller venezolano Jorge Arreaza, a través de cuenta en Twitter, señaló que "ante la flagrante violación de nuestra soberanía por parte de buques de exploración petrolera contratados por Guyana, la Armada Bolivariana procedió a aplicar los protocolos correspondientes con estricto rigor y apego a los acuerdos y tratados internacionales", escribió el canciller.

Arreaza señaló que Venezuela ha trasladado la correspondiente nota de protesta al gobierno de Guyana “ante esta inaceptable violación a la soberanía nacional" e instó al gobierno de Georgetown a restablecer el diálogo directo con las autoridades venezolanas, sobre la flagrante violación a la soberanía.

Adiós a Granger

Con la medida aprobada en el parlamento guyanés por el opositor Partido Progresista del Pueblo (PPP), se producirán elecciones en 90 días. La moción de censura contra Granger se tomó en la madrugada del sábado 22 de diciembre con 33 votos a favor y 32 en contra. El diputado de la gubernamental Coalición para la Unidad Nacional (APNU), Charrandass Persaud, a última hora se cambió de bando y apoyó la medida opositora.

Ese cambio inesperado rompió la mayoría mínima de la que gozaba Granger y lo forzó a convocar a elecciones en marzo que debía finalizar en 2020. Es la primera vez que el Parlamento de Guyana llama a un voto de censura contra el jefe de Gobierno.

La razón esgrimida por la oposición guyanesa para destituir a Granger, un militar retirado y político guyanés, presidente desde 2015, fue su arrogancia, el presunto desperdicio de recursos petroleros de la nación y su política entreguista. Granger se desempeñó durante un tiempo como comandante de la Fuerza de Defensa de Guyana y posteriormente como asesor de Seguridad Nacional de 1990 a 1992.

Es el petróleo…

Una serie de descubrimientos en alta mar en años recientes ha dado a Guyana el potencial de ser uno de los mayores productores de crudo de América Latina. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha criticado la decisión de Guyana de permitir la exploración petrolera en las aguas costeras de la región del Esequibo, una zona equivalente a cerca de dos tercios del territorio Esequibo, que Venezuela reclama.

La disputa se intensificó en medio de los anuncios de Exxon sobre el descubrimiento de yacimientos en la costa de Guyana y el apoyo del gobierno estadounidense a estas actividades, en clara provocación al gobierno de Caracas, de acuerdo a los analistas.

El Departamento de Estado de EEUU aseveró que la Armada venezolana "detuvo agresivamente" a los buques contratados por ExxonMobil y urgió a Venezuela a respetar la "ley internacional y la soberanía de sus vecinos". Uno de los portavoces de la diplomacia estadounidense, Robert Palladino, escribió en Twitter que están supervisando los hechos y subrayó que "Guyana tiene el derecho soberano de explorar y explotar recursos en sus aguas territoriales y zona económica exclusiva”.

Debido a la disputa, Exxon Mobil anunció que ha suspendido algunos de sus trabajos en el oeste del pozo de exploración del bloque Stabroek, de 26.800 kilómetros cuadrados, frente a Guyana.

El comunicado venezolano señala que la Armada Nacional Bolivariana, realizando su acostumbrado patrullaje por la fachada atlántica venezolana, a cargo del Patrullero Oceánico Kariña (PO-14), divisó la presencia inédita en sus aguas jurisdiccionales de dos buques de exploración sísmica, Ramfor de bandera de Bahamas y Delta Monarch de bandera Trinidad y Tobago, ambos contratados por la transnacional ExxonMobil.

Agrega que ambos buques se encontraban en la proyección marítima del Delta del Orinoco de indubitable soberanía de Venezuela: el Ramford Tethys se encontraba en las coordenadas Latitud 09° 17′ 4″N y Longitud 058°15′ 7″ W, y el Delta Monarch en las coordenadas Latitud 09° 15′ 0″ y Longitud 058° 17′ 3″W.

El buque Ramform Tethys, que pertenece a la empresa noruega Petroleum Geo-Services (PGS), realizaba inspección sísmica a nombre de Exxon, cuando detuvo el trabajo de exploración y se dirigió hacia el este después de que un barco venezolano se le acercó, dijo el portavoz de PGS, Bard Stenberg, en un comunicado. Exxon señaló que las operaciones estaban bajo licencia del gobierno guyanés y en la zona económica exclusiva de Guyana. Los trabajos se detuvieron "hasta que se pueda continuar de manera segura", agregó.

"Guyana rechaza este acto ilegal, agresivo y hostil", denunció el ministerio guyanés del Exterior en una declaración el sábado por la noche. Añadió que estaba en proceso de informar a los diversos gobiernos de los 70 miembros de la tripulación del Ramform, de bandera de Bahamas, sobre "la amenaza a su seguridad".

El comunicado oficial venezolano destaca que en el intercambio de comunicación con los capitanes de los buques de exploración, éstos arguyeron disponer de un permiso del gobierno de Guyana para operar en dicho espacio marítimo.

“Se procedió a informarles que dicho país no tiene jurisdicción en la proyección marítima del Delta del Orinoco, en razón de lo cual levantaron la faena y navegaron hacia aguas de la extensa zona en reclamación que proyecta la costa Esequiba”, añade el comunicado oficial venezolano.

Venezuela informó del hecho al Secretario General de las Naciones Unidas y trasladado la correspondiente nota de protesta al gobierno de Guyana “ante esta inaceptable violación a la soberanía nacional que, mucho más allá de la controversia territorial sobre la Guayana Esequiba, ha traspasado con esta inédita incursión todos los límites, al pretender disponer de espacios marítimos de la proyección del Delta Amacuro, de indudable soberanía venezolana”.

El Esequibo

El Esequibo fue controlado por el imperio español, el holandés y más tarde el británico, que en 1897 se comprometió con Venezuela, que reclamaba el territorio, a resolver la disputa en tribunales internacionales. En 1899, la zona fue adjudicada al Imperio británico por medio de un laudo arbitral en una corte en París: dos norteamericanos, dos ingleses y un ruso decidieron por despojar a Venezuela de 160.000 kilómetros cuadrados que le correspondían históricamente desde 1777.

Una famosa caricatura inglesa, titulada "paz y abundancia", muestra al ministro británico Lord Salisbury saliendo del laudo arbitral de París con las manos llenas: las líneas limítrofes dibujadas por Schomburgk, las minas, los bosques y las 60.000 millas cuadradas arrebatas a Venezuela en 1889.Gran Bretaña sacó a Venezuela de la negociación; pactó directamente con EEUU., que para la época ya afilaba su doctrina Monroe de "América para los (norte) americanos"; y contó con un juez afecto a los intereses de la corona inglesa.

El resultado de ese laudo amañado fue denunciado por Venezuela, pero recién en 1949 el abogado norteamericano Severo Mallet-Prevost, quien fungió como consejero del país latinoamericano en la negociación, reveló el fraude "producto de un reparto imperial sin basamento jurídico".

Según las crónicas de la época, reseñadas por la Fundación Rómulo Gallegos, los ingleses no querían entenderse directamente con Venezuela porque consideraban que sus representantes eran "indios bananeros con olor a trópico" y "hombres de color semibárbaros". Por eso decidieron hablar de tú-a-tú y en inglés con EEUU., que terminó "representando" los intereses del país suramericano.,

Pero en 1962, Venezuela presentó ante Naciones Unidas una demanda alegando que el laudo fue resuelto de manera fraudulenta, ya que supuestamente hubo complicidad entre los delegados británicos y el juez ruso que determinó el fallo. Mientras tanto, Guyana obtuvo su independencia en 1966.

Ese año, y tras la denuncia venezolana, se firmó el Acuerdo de Ginebra, según el cual la zona es controlada por Guyana aunque su soberanía es disputada por Venezuela. El acuerdo, que era de carácter transitorio, estableció un plazo de 4 años para solucionar el diferendo. Pero sus pautas siguen vigentes.

Entre 1982 y 1999, ambos países intentaron resolver el asunto a través del mecanismo de buenos oficios de la ONU —un sistema de arreglo pacífico de controversias, para mediar en la disputa territorial—, que nunca arrojó resultados concretos. Después, durante el gobierno de Hugo Chávez (1999-2013) el diferendo se archivó, en parte debido a las buenas relaciones entre el fallecido presidente venezolano y Georgetown.

El conflicto se avivó en 2015, cuando la petrolera Exxon Mobil anunció el descubrimiento de un importante yacimiento en el océano Atlántico, justo en la zona que entra en el histórico diferendo territorial. Las exploraciones fueron realizadas con el aval de Georgetown y eso provocó la protesta del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Tras un revuelo diplomático, finalmente se decidió resolver el conflicto a través de los mecanismos de buenos oficios de la ONU, pero, de nuevo, no se llegó a una solución. Sin embargo, la trasnacional ptrolra, con apoyo del gobierno estadounidense, siguió en la zona haciendo prospecciones, que Venezuela considera ilegales, y halló más yacimientos.

*Periodista venezolana asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

http://estrategia.la/2018/12/24/venezuela-intercepta-dos-buques-de-la-exxon-y-acusa-a-guyana-de-violar-su-soberania/

ociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

http://estrategia.la/2018/12/24/venezuela-intercepta-dos-buques-de-la-exxon-y-acusa-a-guyana-de-violar-su-soberania/

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Ultimas de Venezuela

Más sobre Venezuela »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2019
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS