Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube
Portada » Noticias » Colombia

Entrevista a profundidad con Nicolás Rodríguez Bautista

“El deslinde categórico con el narcotráfico es parte de nuestra esencia": Nicolás Rodríguez Bautista

Colombia | 8 de agosto de 2021

imprimir

Por: Sasha Yumbila Paz

“La Casa Blanca de Nixon… tenía dos enemigos: la izquierda anti guerra y la gente afroestadunidense (…) Sabíamos que no podíamos hacer ilegal estar en contra de la guerra o ser negro, pero lograr que el público asociara a los hippies con marihuana y los negros con heroína, y después criminalizarlos severamente, podríamos irrumpir en esas comunidades(…) arrestar a sus líderes, catear sus casas, disolver sus reuniones y vilipendiarlos noche tras noche en los noticieros ¿Sabíamos que estábamos mintiendo sobre las drogas? Por supuesto que sí”: John Ehrlichman asesor del presidente Richard Nixon en entrevista con Dan Baum para la revista Harper’s de 1994 (en línea el 22 de marzo de 2021 [1]).

Así se fabricó hace 50 años una de las mentiras más grandes de la historia criminal de la Casa Blanca, y el efecto de "ilusión de verdad" [2] se masificó tras la conferencia de prensa del presidente Nixon del 17 de junio de 1971 en donde anunció la famosa: “Guerra contra las drogas” [3] imponiendo al mundo media década de inútil “ofensiva total (y) mundial” contra el narcotráfico y una permanente estrategia intervencionista de control político que ha atentado contra la soberanía de los países. Los obedientes gobiernos de Colombia han convertido al país en un escenario de la fatal guerra contra el narcotráfico. Nixon empezó la “ofensiva mundial” antidrogas con un presupuesto de 71 millones de dólares, pero el acumulado según fuentes oficiales llegó a 51 mil millones de dólares en 2019. Con los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York los Estados Unidos desarrollan a nivel mundial la llamada “lucha contra el terrorismo” que fusionó con la “guerra contra las drogas”.

En Colombia el objetivo de la “guerra contra las drogas” es disminuir la producción y exportación de cocaína, cuyo resultado ha sido lo contrario, tal como lo afirma la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) en su Informe Mundial de Drogas 2021 [4], Colombia continúa como el primer productor de cocaína en el mundo.

La Unodc estima que las plantaciones de hoja de coca disminuyeron por tercer año consecutivo al pasar de 154.000 hectáreas en 2019 a 143.000 en 2020 lo que representa una reducción del 7 por ciento del área sembrada. Sin embargo, debido al mejoramiento en las técnicas de agricultura y de procesamiento para extraer el alcaloide, la Unodc advierte un incremento de un 8 por ciento en la producción de cocaína, pasó de 1.137 toneladas en 2019 a producir 1.228 toneladas en el 2020. Cabe preguntarnos, ¿por qué no se ataca el mercado internacional y las ganancias que quedan en la banca estadounidense y europea en forma de lavado de activos?

El consultor y analista internacional Sergio Rodríguez Gelfenstein afirma que, “esto ocurre en un país en el que según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), 3,6 millones de personas ingresaron a la condición de pobreza y 2,78 millones a la condición de pobreza extrema desde el inicio de la pandemia, de manera que queda en evidencia que el aumento en la producción de cocaína no trae beneficios a los campesinos, sino a los grandes capitales que trafican con ella” [5].

La compra de votos para la elección presidencial en 2018 por parte del íntimo amigo de Duque el narcotraficante Ñeñe Hernández, los negocios del narcotraficante Memo Fantasma con la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, los narco-pilotos al servicio de la campaña presidencial contactados a través de la actual presidenta de la Cámara de Representantes del Centro Democrático Jennifer Arias y el narcolaboratorio para el procesamiento de cocaína en la finca Haras de San Fernando, ubicada en zona rural de Guasca, Cundinamarca —usaba el aeropuerto El Dorado de Bogotá para sus envíos a Estados Unidos y Europa— del exembajador de Colombia en Uruguay, Fernando Sanclemente; son la prueba irrefutable que medio siglo después la “guerra contra las drogas” del presidente Nixon y sus sucesores siguen siendo funcional a la mafias de la política colombiana ancladas en el Estado. Recomiendo leer al señor Phil Jordan, según dicen es “uno de los más connotados exagentes de la DEA”.

Para seguir ahondando en la investigación sobre el narcotráfico y la violencia social y política en Colombia he desarrollado esta entrevista con Nicolás Rodríguez Bautista (Gabino) comandante y destacado estratega político-militar y fundador del Ejército de Liberación Nacional -ELN- organización guerrillera con más de 57 años de lucha política armada.

Gabino se encuentra en La Habana (Cuba) por razones de salud y actualmente es representante del ELN en la búsqueda de una solución política al conflicto social y armado que golpea a Colombia, en esta entrevista a profundidad nos comparte la visión del ELN sobre el fenómeno del narcotráfico y las propuestas políticas de esa organización para enfrentar ese flagelo. Espero sea de aporte para el esclarecimiento del tema y la búsqueda de soluciones.

Le sugiero ponerse cómoda y acompañar la lectura de la entrevista con café caliente.

***

Sasha Yumbila Paz: El 12 de abril del 2021 se firmó el Decreto presidencial 380 con el que Duque pretendía reanudar el Programa de Erradicación de Cultivos Ilícitos Mediante Aspersión Aérea con el Herbicida Glifosato, la cual estuvo suspendida por cinco años por la Corte Constitucional al considerar la necesidad de hacer estudios previos sobre efectos cancerígenos y el impacto ambiental negativo; este año fueron autorizados nuevamente pero en mayo un fallo emitido por un tribunal de Pasto ordenó suspender las fumigaciones con este químico. Además de la afectación a la salud y daños ambientales, ¿qué impacto tendría la reanudación del uso con aspersión aérea con glifosato para erradicar los cultivos de uso ilícito?

Nicolás Rodríguez Bautista: Muy variadas opiniones de analistas y políticos incluidos Expresidentes de Colombia han argumentado que la política antidrogas en Colombia es un fracaso; incluso esta misma opinión la han expresado políticos y organismos de los Estados Unidos (EEUU).

La erradicación forzada con uso de glifosato a demás de traer los graves impacto para la salud y el ambiente trae otros efectos no menos graves, como son la destrucción de esta fuente de economía de subsistencia de las familias que cultivan la coca, se calcula que cerca de cien mil familias están envueltas en el fenómeno y dependen económicamente de él. La aspersión aérea no sólo afecta los cultivos de coca, también afecta los cultivos de pan coger, obliga al campesino al desplazamiento y a talar nuevos pedazos de selva. Investigaciones demuestran que la aspersión no logra la disminución significativa del cultivo, sino el desplazamiento del mismo hacia otras áreas, se robustecen los carteles y aumentan de manera exponencial los niveles de violencia en torno al fenómeno del narcotráfico, así como la corrupción e ilegalidad en los estamentos del Estado, que al mismo tiempo encubren el fenómeno debido a que se convierte en una poderosa fuente económica de carácter individual así como el crecimiento económico de la industria, la empresa y el comercio en nuestro país para beneficio de los poderosos.

S.Y: ¿Es seguir dándole trato de guerra al campesinado?

N.R: Las políticas guerreristas del Estado implementadas al narcotráfico son uno de los más jugosos negocios para los dueños del poder en Colombia, por eso no cambiarán de esencia mientras quienes manden sean políticos neoliberales asociados a la economía de los EEUU que es quien más se lucra de dichos negocios, esa es la razón de fondo por la que han asesinado a más de 150 líderes campesinos que al oponerse al trato violento e inscribirse en un plan de sustitución voluntaria amenazan sus negocios, por ello no están interesados en acabar con los mercados de cocaína.

S.Y: Recientemente leí una serie de artículos donde hacen análisis regionales sobre el ELN, en uno de ellos afirman que en el suroccidente del país “la relación con campesinos cocaleros los obligó a flexibilizar su política de deslinde categórico con el narcotráfico”.

N.R: Desde las instituciones del Pentágono en asocio con la Inteligencia Militar colombiana y los organismos de psicología de la Guerra moderna, se ha diseñado una sistemática campaña contra el ELN en la que lo cataloga de estar ligado al narcotráfico pretendiendo con ello afectar su legitimidad; en ese sentido abundan artículos con mentiras y verdades a medias que generan dudas y confusión, no son pocos los amigos que nos indagan al respecto, la política de deslinde categórico la mantenemos porque es parte de la esencia revolucionaria del ELN referida a nuestros principios ideológicos políticos y morales, esa política no va a cambiarse sino a fortalecerse.

El Frente de Guerra Suroccidental Comandante Carlos Alberto Troches, actúa dentro de las mismas políticas nacionales en las que actúan los demás Frentes de Guerra.

S.Y: ¿En qué consiste la política del ELN sobre el deslinde categórico con el narcotráfico?

N.R: En que no nos vinculamos a ese comercio ilícito, no somos propietarios de cultivos, no tenemos pistas, ni laboratorios, no tenemos medios de transporte para ese ilícito, ni tenemos inversiones ni para el negocio ni fruto de ese negocio, tampoco tenemos relaciones con los carteles de la cocaína.

Otra cosa muy diferente es que haya individuos que fingiendo ser del ELN sean narcos, o que exjefes del ELN que se marginaron hayan ingresado a las filas del narcotráfico, o que mandos del ELN hayan sido contactados por la inteligencia enemiga y en un acto de traición se hayan comprometido y realizado actividades de narcotráfico obedeciendo a sus planes para inculpar al ELN de narcotraficante, o que personas que en determinadas circunstancias hicieron parte de estructuras de base para ayudar a recoger un impuesto, se hayan desvinculado del ELN y actúen a su nombre con espíritu individualista y oportunista de lucrarse del fenómeno.

Esas que son realidades que sí se han dado y que existen, no pueden confundirse o servir de ejemplo para decir que el ELN ha variado su política de deslinde categórico con el narcotráfico; para nadie es un secreto que los estrategas de las guerras contra los pueblos usan la mentira, el engaño y lo desarrollan como parte de su acción de guerra contrainsurgente [6].

S.Y: ¿Qué mecanismos de control emplea el ELN para que sus Frentes de Guerra [7] no se vean involucrados en el narcotráfico?

N.R: Lo más importante es la formación, la educación y disciplina de las estructuras asentadas en las áreas geográficas como los Frentes de Guerra y los Frentes Guerrilleros.

Todas y todos los miembros del ELN están adscritos a estructuras jerarquizadas con sus respectivos mandos y obedecen a una disciplina y a un manejo de las políticas desde los combatientes hasta los cuadros más experimentados, ésta es la principal garantía para actuar en concordancia a las definiciones políticas nacionales.

Junto a ello existen los Estatutos, los Códigos y Reglamentos que conforman la legislación interna, estos son mecanismos concretos que contribuyen a desarrollar lo que es para nosotros la vigilancia revolucionaria, para que se actúe dentro de las definiciones políticas y la normatividad establecida en los Congresos Nacionales como máxima autoridad democrática interna.

Cuando se dan los casos de quienes violan o incumplen lo definido hay correctivos que van desde un llamado de atención hasta sanciones, como corresponde a cualquier estructura que se rige por una legislación interna.

S.Y: ¿Por qué ustedes cobran un impuesto a los compradores de pasta de coca en las regiones donde hay cultivos?

N.R: El ELN tiene una política similar a la de los Estados en cuanto a colocar impuestos a todas las personas o instituciones financieras que tienen empresas, tierra o sistema de comercio donde el ELN tiene sus territorios o capacidad de control, se cobra un impuesto que buscamos establecer de común acuerdo, así funciona en la mayoría de los casos; por supuesto que los comerciantes que se lucran del trabajo de los campesinos arrastrados al trabajo en los cultivos de uso ilícito por razones de la exclusión social, no pueden ser la excepción ya que dichos comerciantes son una parte de los más beneficiados del negocio.

El ELN es una fuerza insurgente alzada en armas que sostiene miles de personas que están en sus filas y ello demanda cantidad de recursos y finanzas, más en el contexto de Guerra que vivimos, a parte del sostenimiento normal de toda persona, el armamento y los demás pertrechos y logística son extremadamente costosos porque estamos obligados a aprovisionarnos en los mercados ilegales.

Los aportes en especie de la población humilde a la que nunca se le cobra impuestos y la producción directa de nuestra tropa no son suficientes para sufragar los gastos y necesidades de una fuerza en Guerra.

Al ELN ninguna entidad le asigna un presupuesto, debemos conseguirlo en medio de la confrontación, nunca hemos negado que sufrimos carencias, eso no lo ocultamos y preferimos que sea así, antes que involucrarnos en el narcotráfico.

S.Y: Hay estudios que señalan que los cultivos de coca se han expandido en zonas donde hay presencia histórica de las insurgencias, ¿qué explicación tienen ustedes de esto?

N.R: Es producto de la Guerra contrainsurgente, del abandono del campo por parte del Estado, además de las particularidades de la geografía nacional.

La experiencia de contrainsurgencia de EEUU aplicada en Vietnam también fue aplicada en Colombia; “quitarle el agua al pez” significa romper los nexos entre los insurgentes y la población.

En Colombia los planificadores de la Guerra vieron que eso se aplicaba deteriorando las relaciones entre la insurgencia y la población al inducirle a esta la idea de una “vida fácil”, que luego condujeron a la ruptura de las costumbres de esfuerzo colectivo, austero y modesto del campesinado pobre, deslumbrándolo con la cultura individualista mafiosa generada por el narcotráfico; planificaron para que esta degradación quitara el apoyo de los pobladores a las guerrillas.

Así mismo al enfrentar el narcotráfico con operaciones de guerra ilegalizaron la vida en las regiones de cultivos de uso ilícito, de esta manera dieron otro salto en la acción contrainsurgente, porque ahora el “Enemigo Interno” son tanto las guerrillas como la población.

Con esa concepción contrainsurgente vinieron las masacres, los asesinatos y el desplazamiento forzado porque todo ello cabía en el propósito de “quitarle el agua al pez”.

En esta Guerra contrainsurgente el narcoparamilitarismo cubrió a los verdaderos autores intelectuales, los políticos, empresarios, terratenientes y comerciantes, obedeciendo a planes de los Gobiernos de EEUU, que hacen del narcotráfico jugosos negocios que comparten con sus socios criollos.

En esta compleja realidad el ELN ajustó los métodos para encarar esta nueva realidad, se sortearon las dificultades y continuó hasta hoy sin que haya triunfado la política contrainsurgente de “quitarle el agua al pez”.

S.Y: ¿Sobre qué trata la propuesta que envía el ELN al Departamento de Estado, la Fiscalía Federal de los EE.UU y al Gobierno colombiano, en Carta Abierta del 9 de octubre de 2020 [8] y ratificada el 3 de abril de 2021 a la Presidenta de la Comisión Global de Política de Drogas [9]?

N.B: Se plantea el pensamiento del ELN para superar el narcotráfico, como fenómeno económico, social, ambiental y cultural sólo podrá superarse con iniciativas políticas de la misma naturaleza: económicas, sociales y culturales, no con medidas policiales y nula atención a la realidad de los campesinos y sus comunidades o de los millones de adictos (…) Ante la responsabilidad que nos asiste, proponemos:

1. Realizar un debate nacional e internacional donde se analice si lo que hace el ELN es distinto a lo que aquí expresamos.

2. Conformar una Comisión Internacional para que verifique sobre el terreno si el ELN tiene cultivos, laboratorios, infraestructuras o rutas para el narcotráfico, o si tiene negocios con precursores químicos usados en la producción de cocaína.

3. Invitar al Consejo de Seguridad de la ONU y a un emisario del Secretario General a participar en este debate y en la Comisión de verificación.

4. Pactar un Cese el Fuego Bilateral y Temporal con el Gobierno Nacional como lo han exhortado el Secretario General de la ONU, el Papa Francisco y el Consejo de Seguridad de la ONU, para realizar de mejor manera las labores humanitarias requeridas para enfrentar el Covid-19; cese que también permitiría crear condiciones para realizar dicho debate, así como para el trabajo y garantías de la Comisión Internacional que proponemos.

5. Retomar las propuestas expuestas en distintas oportunidades por el ELN con el propósito de llegar a un Acuerdo que supere el fenómeno del narcotráfico que cuente con la participación de la comunidad internacional, las comunidades de las regiones que padecen este flagelo y los diversos sectores de la sociedad colombiana.

S.Y: ¿Cómo se haría o bajo qué mecanismos se desarrollaría ese debate?

N.R: Si lograra concretarse participarían de manera activa tanto a quienes se invitan como los pobladores de las regiones que conocen la realidad de la mejor manera, no ahorraríamos esfuerzos para que diversas organizaciones y personalidades del país contribuyan en el necesario esclarecimiento.

S.Y: Tras la publicación de esta propuesta el Comandante Uriel manifestó que el Frente de Guerra Occidental tenía condiciones y la disposición para recibir a la Comisión internacional para materializar la propuesta, ¿todavía sigue esa propuesta en pie por parte de ese Frente de Guerra, sí tenemos en cuenta que la respuesta del Gobierno Duque fue asesinarlo?

N.R: Ese frente está disponible para ello, el Comandante Uriel habló como un portavoz del pensamiento político del ELN y en particular de dicho Frente.

S.Y: El ELN tiene experiencia en inteligencia militar y control en algunas zonas, por consiguiente, ¿manejan ustedes identificación de políticos, empresarios y otras personalidades que se benefician del narcotráfico o los dueños de los laboratorios y quiénes controlan las rutas?

N.R: Sí, es acertada su afirmación y cuando ha sido necesario hemos hecho cargos concretos y contundentes, tenemos mucha información que se hará pública cuando sea el momento con tal de que la verdad se imponga siempre.

S.Y: Ustedes invitan al “Consejo de Seguridad de la ONU y a un emisario del Secretario General a participar en este debate y en la Comisión de verificación”, ¿qué neutralidad les significa cuando un órgano adscrito a la ONU encargado de vigilar el cumplimiento de los tratados antidrogas, en el informe anual de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (Jife) del 25 de marzo, dice que el ELN tiene alianzas con el cartel de Sinaloa en territorio venezolano?

N.R: Esa afirmación sería una de las cosas a precisar al darse el debate, nosotros consideramos que cuando se nos juzga sin tenernos en cuenta y tomando fuentes de quienes nos adversan, se cae en los unilateralismos y eso no contribuye al esclarecimiento de la realidad, por eso concretar la propuesta que planteamos es lo más importante.

S.Y: ¿Por qué la insurgencia del ELN le hace una propuesta política tan sería (Carta pública del 9 de octubre) al Gobierno de Duque, si es de pleno conocimiento que una investigación periodística (Ñeñepolítica) comprobó la compra de votos coordinada desde la UTL del Exsenador Álvaro Uribe Vélez a través de Caya Daza con el narcotraficante el Ñeñe Hernández?

N.R: El Gobierno sería uno entre muchos otros asistentes a palpar la realidad y aspiramos a que esa realidad no va a admitir ni equívocos ni engaños, nuestras políticas públicas aguantan debates directos con quienes nos adversan y con nuestros más enconados enemigos tales como Duque o sea el tercer Gobierno de Uribe.

S.Y: ¿Cómo recibió la población y las comunidades la propuesta planteadas por ustedes?, ¿la respaldan?

N.R: Varios interlocutores la han saludado y estudian la manera de que se pueda concretar, esta es una actividad que por su importancia no se logrará concretar en lo inmediato, pero nosotros seguiremos persistiendo, en tal sentido estamos abiertos a los aportes de quienes están interesados en ella.

S.Y: Es bien sabido por algunos sectores de la sociedad, en especial los que están más comprometidos con la solución política del conflicto, que el Gobierno Duque no tiene una Agenda de Paz y de Diálogo frente a las peticiones de las comunidades movilizadas organizadas y de la insurgencia en Colombia, ¿por qué persistir ante un sistema político-económico que es sordo a las exigencias y su política es militarista?, ¿por qué insistir en un Cese el Fuego Bilateral?

N.R: La paz es el más sagrado derecho de los pueblos, los revolucionarios luchamos por alcanzar una paz auténtica y nunca nos cansaremos de reafirmarlo independientemente de la negativa del Gobierno de Duque y Uribe, la búsqueda de la paz del ELN va mucho más allá de este Gobierno, nos interesa que los pueblos del continente y el mundo tengan claro lo que somos, lo que pensamos y para buscar la paz estamos dispuestos a cualquier esfuerzo, por eso nuestra delegación sigue en Cuba para hablar con todos aquellos que tengan interés en la paz de Colombia, jamás renunciaremos a buscar la paz.

S.Y: “Acabo de firmar extradición de José Gabriel Álvarez Ortiz, alias ‘Alex’, solicitado por EEUU por narcotráfico, y luego de concepto favorable de la Corte Suprema de Justicia este criminal del grupo narcoterrorista ELN es solicitado por la Corte para el Distrito Sur de Texas”, dijo en su cuenta oficial de Twitter Iván Duque el pasado 29 de marzo, por lo que el ELN contestó en el mismo mes: “Una aclaración necesaria” [10] título del comunicado público en donde desmiente que Álvarez Ortiz “sea integrante del ELN, al igual que los otros tres que dicen serán extraditados”; ¿cuál es la lectura que hacen ustedes sobre estas extradiciones?

N.R: Ya le decía que nuestros enemigos basados en mentiras y medias verdades tienen el propósito de demostrar que estamos involucrados en el narcotráfico, yo reitero con la necesaria contundencia el contenido del Comunicado donde desmentimos que tales personas sean miembros del ELN.

S.Y: ¿Por qué la insistencia del Gobierno Duque de incluir al ELN en la lista del Departamento del Tesoro como Sdnt (Narcotraficante Especialmente Designado) o Sdntk (Capo Narcotraficante Especialmente Designado)?

N.R: Duque tiene hoy solo el 16 por ciento de aprobación como Presidente y son dos las causas para ello, una actitud cerril de violencia contra los humildes y una conducta subordinada a los designios del imperialismo norteamericano, por ello no solamente dice la mentira que usted señala, también dice muchas otras, el hombre es fiel a los intereses de Washington como todos conocen, no tiene la aprobación como Presidente ni siquiera la de toda la élite política.

S.Y: ¿Cuál sería la propuesta concreta del ELN para superar el problema del narcotráfico?

N.R:

* Solo la legalización de las sustancias psicoactivas acabará con las ganancias extraordinarias del narcotráfico y su razón de ser.

* Se necesita un pacto de responsabilidad compartida entre países productores y consumidores de narcóticos.

* Los narcodependientes son enfermos que deben atender los Estados y no deben ser perseguidos como delincuentes.

* Los campesinos que trabajan en cultivos de uso ilícito deben tener planes alternativos de producción alimentaria o de materias primas industriales, financiados por los Estados para que puedan resolver su subsistencia sin recurrir a los cultivos de uso ilícito.

* Además de perseguir los Carteles de los países que producen narcóticos también se debe perseguir los Carteles de distribución en los países industrializados consumidores; así mismo, a los Carteles de precursores químicos y los lavadores de los narcodineros en el sistema financiero nacional e internacional y en los paraísos fiscales.”

S.Y: Para finalizar, ¿cuéntenos cómo fue la experiencia de sustitución voluntaria de cultivos de coca en Arauca por parte de las comunidades?, ¿cuál fue la participación de ustedes en ese proceso?

N.R: La población, en particular las organizaciones sociales comprendieron que la ilegalización de la vida de la población era caldo de cultivo para que el Estado acabara por la vía violenta las organizaciones populares, por eso en sus Asambleas definieron acabar con los plantíos de Coca.

Nosotros como ELN lo que hicimos fue respaldarlos en todo lo que nos fue posible respetando las decisiones de sus organizaciones legítimas; en ese momento, el principal escollo se dio con las FARC que no estuvo de acuerdo con esa decisión de la población, sin embargo, la fuerza que tomó la dinámica no les dejó otro camino que aceptarlo.

La población araucana tiene esa experiencia para mostrarla, sin embargo, ni los Gobiernos ni sus carteles están interesados el ello; terminada la producción de hoja de coca Arauca volvió a ser la despensa agrícola y pecuaria del oriente colombiano, gracias a los niveles de organización popular, todo hecho sin apoyo del Estado ni de la comunidad internacional.


Fotografías: Tomás García Laviana [ autorizadas para esta entrevista]

[1] Dan Baum, 1994, Legalizarlo todo -Cómo ganar la guerra contra las drogas- (Harper’s Magazine) EE.UU, https://harpers.org/archive/2016/04/legalize-it-all/ (consulta: 1 de agosto de 2021)

[2] (Nota aclaratoria) “Repite una mentira con suficiente frecuencia y se convierte en verdad” Ley del Ministerio de propaganda de la Alemania nazi. Entre los psicólogos, esto se conoce como el efecto de la “ilusión de verdad”. (Joseph Goebbels desempeñó el cargo de ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich desde 1933 hasta 1945.)

[3]Richard Nixon, Comentarios sobre un programa intensificado para la prevención y el control del abuso de drogas. En línea por Gerhard Peters y John T. Woolley, The American Presidency Project https://www.presidency.ucsb.edu/node/240238 (consulta: 1 de agosto de 2021)

[4] El Informe Mundial sobre las Drogas 2021 (https://wdr.unodc.org/) señala que en el último año alrededor de 275 millones de personas en el mundo consumieron drogas, “un 22% más que en 2010”. debió en parte al incremento en la población mundial, pero mercado se ha mantenido estable en términos proporcionales.

[5] Sergio Rodríguez Gelfenstein, 2021, Colombia y USA: productores y consumidores unidos jamás serán vencidos (La Pluma) España, http://www.lapluma.net/2021/08/05/colombia-y-usa-productores-y-consumidores-unidos-jamas-seran-vencidos/ (consulta: 6 de agosto de 2021)

[6] (Nota aclaratoria) La contrainsurgencia es el conjunto de políticas, instrumentos y prácticas de ejercicio de la fuerza y la violencia que los Estados aplican con el fin de someter a movimientos rebeldes. Cuando las rebeliones populares se expresan con armas de guerra, la respuesta estatal es de guerra contrainsurgente.

Después de la segunda guerra mundial quedó establecido el bloque socialista, cuyo liderazgo ejercía la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas URSS, y del otro los Estados Unidos que lideraba el imperialismo capitalista.

Aunque una vez terminada la segunda guerra mundial los países del entonces Bloque Socialista y los países capitalistas acordaron la carta de la ONU para dirimir los conflictos y garantizar la paz mundial, continuó la rivalidad que atizó conflictos en Asia, África y América Latina y desato la carrera armamentista y el peligro de guerra atómica, en lo que se llamó la Guerra Fría.

Los Estados Unidos a partir de 1961 adelantaron un plan de guerra contrainsurgente para prevenir nuevas revoluciones; a la cual le dieron categoría de guerra de baja intensidad cuya esencia es la guerra preventiva, para derrotar al enemigo interno en su cuna; parten de la visión de que el poder rebelde reposa en los movimientos sindicales, campesinos, universitarios y religiosos, declarándolos amenaza para la seguridad nacional.

Dado que el factor de triunfo de la guerra de guerrillas está basado en ganar la mente y el corazón del pueblo para la causa revolucionaria creando poderes territoriales que mejoren la vida y la seguridad de los pobladores, las estrategias contrainsurgentes se basen en destruir la base revolucionaria, “quitar el agua al pez”. Para ello aplican métodos de guerra sicológica o sea terrorismo, miedo y seguimientos esta se la delegan a los paramilitares y también a operaciones cívico militares.

Para darle cuerpo a las capacidades de guerra contrainsurgente a las FFMM locales crearon la Escuela de las Américas y desplegaron a partir de 1962 en Latinoamérica innumerables misiones de instrucción, asesoría y operaciones, priorizando la asistencia a Colombia.

En 1962 como parte del Plan Seguridad para Latino América LASO, una Misión de asesoría dirigida por el Teniente General del Ejército de los Estados Unidos William P. Yarborough recomendó para Colombia la instauración de cinco destacamentos de las fuerzas especiales adjuntos a las brigadas destinadas a la pacificación de las zonas rurales, la colaboración entre el Departamento Administrativo de Seguridad (das), la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas, en inteligencia, contrainteligencia y coordinación y estandarización de programas nacionales de contrainsurgencia; y concertar un equipo para seleccionar personal civil y militar para entrenamiento clandestino en operaciones de resistencia, desarrollar funciones de contraespionaje y contra propaganda y ejecutar sabotaje en contra partidarios comunistas.

La decisión de crear estructuras paramilitares adjuntas a las FFMM la tomaron en 1962, antes de surgir las guerrillas FARC y ELN en 1964, es la doctrina militar y policial causante del terrorismo de Estado y del genocidio en curso en Colombia.

[7] (Nota aclaratoria) Cada Frente de Guerra está integrado por Frentes Guerrilleros, Compañías y Equipos Especializados.

Frentes de Guerra del ELN:

Frente de Guerra Norte Comandante José Manuel Martínez Quiroz
Frente de Guerra Nororiental Comandante en Jefe Manuel Pérez Martínez
Frente de Guerra Occidental Omar Gómez
Frente de Guerra Darío Ramírez Castro
Frente de Guerra Oriental Comandante en Jefe Manuel Vásquez Castaño
Frente de Guerra Central Darío dé Jesús Callé Correa
Frente de Guerra Suroccidental Comandante Carlos Alberto Troches
Frente de Guerra Urbano Nacional Comandante en Jefe Camilo Torres Restrepo

[8] ELN, 2020, Carta abierta al Departamento de Estado, a la Fiscalía Federal de los EEUU y al gobierno colombiano (Rebelión) España, https://rebelion.org/propuestas-para-erradicar-el-narcotrafico/ (consulta: 3 de agosto de 2021)

[9] ELN, 2021, Carta a la Comisión Global de Política de Drogas (Rebelión) España, https://rebelion.org/wp-content/uploads/2021/04/colombia_dreifuss.pdf (consulta: 3 de agosto de 2021)

[10] ELN, 2021, Una aclaración necesaria (Resumen Latinoamericano) Argentina, www.resumenlatinoamericano.org- https://www.resumenlatinoamericano.org/2021/04/01/colombia-eln-una-aclaracion-necesaria/ (consulta: 3 de agosto de 2021)

Contacto: Sasha Yumbila Paz: Twitter: (@SashaYumbilaPaz)

Logo Alba TV

Yo apoyo a ALBA TV
Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Yo apoyo a ALBA TV:

Correo: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube

Alba TV 2007 - 2021
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con
software libre: SPIP